Saltar al contenido

Ritual para Bendecir una Casa

Muchas personas consideran que al mudarse, rentar o comprar una casa deben bendecirla. Esto suelen hacerlo los sacerdotes, pero en el caso de las personas que somos creyentes a nuestra divina santita, hemos optado en traerte este ritual para bendecir una casa que ayudará que nuestra madrina se acerque a nosotros, bendiga la vida de los que estaremos viviendo en ese bello lugar y ser felices.

ritual para bendecir una casa

Ritual a la santa muerte para bendecir una casa

Lo primero que necesitas tener en cuenta es que este ritual a la santísima requiere de mucha fe, confianza y que seas una persona que confía plenamente en el poder de nuestra madrina. Sí, nuestra virgencita de los olvidados, así que para empezar te recomiendo hacer este ritual durante 7 días antes de las 12 del medio día.

Si tienes un altar a la santa muerte, es recomendable que coloques un incienso, una veladora y un vaso con agua, además de que puedes rezar a la santa muerte en que más creas, es decir la niña blanca, roja, negra o dorada sólo por mencionar los colores en su túnica más importantes.

Una vez que tengas el agua, es recomendable que al día siguiente es decir desde el primer día enciendas la veladora así como el incienso y lleves a nuestra madrina por cada rincón del hogar y puedas rociarlo por toda la casa, trata de que se convierta en un punto donde eches toda el agua. Es como si tuviéramos el agua bendita de la santa muerte.

bendecir una casa

Bendecir un hogar con la santa muerte

Estos pasos que te hemos dicho debes hacerlo durante los 7 días mencionados. También es recomendable que este ritual para bendecir una casa, al momento de terminar lo que mencionamos al inicio, te arrodilles sobre la entrada principal del hogar y le «abras las puertas a la santisima muerte», donde ella pueda entrar y cubrirte a ti así como las personas que vivirán en ese lugar.

Si tienes dudas sobre este ritual para la casa, te recomendamos que nos dejes un comentario y con mucho gusto te atenderemos.

¿Te ayudó la santa muerte?