Saltar al contenido

Amarres con la Santa Muerte

Muchas personas que se creen expertos en esoterismo suelen usar la imagen de la Santa muerte para hacer todo tipo de magias, ya sea blanca o negra. Muchos son muy buenos, pero hay otras personas que son charlatanes, así que debes tener cuidado de con quien acudas. Los amarres con la santa muerte son habituales y es por eso que algunas personas llegan a creer en esto así que tenemos que hablar sobre esto.

santa muerte amarres

Amarres poderosos con la santa muerte

Cada quien es libre de creer en los amarres de amor o amarres efectivos para todo tipo de cosas. Así que en caso de que estés pensando en hacer un amarre con la santísima muerte, pues es muy probable que al momento de hacerlo tendrás mayor serenidad pues cuando es algo positivo, no buscas perjudicar a nadie y en verdad sientes aprecio por esa persona, notarás que el poder de la santa, se manifestará.

Cuando se practica un amarre tienes que considerar que la fe y contratar a una persona que en verdad conozca este tipo de artes ocultas. Quiero decirte que cuando se trata de practicar un amarre de amor por sólo dar un ejemplo, este tipo de cosas, si pueden ayudar si deseas que la santa muerte intervenga, pero no sólo por tener una imagen y hacer el amarre, quiere decir que esto funcionará.

amarres con la santa muerte

¿Cómo hacer que la Santa Muerte interceda en un amarre?

Rezando algunas de las oraciones a la santa muerte, puede ayudar para que interceda. Si quieres regresar con esa persona, entonces un amarre de amor siempre pidiéndole interceder a la santa muerte roja puede ser de gran ayuda. Cuando tengas en cuenta esto, podrás analizar muy bien las cosas pues la dualidad de la santa muerte es muy poderosa y te darás cuenta de como las cosas irán cambiando.

No te dejes llevar por las mentiras o estafas. Los amarres son poderoso y siempre requieren de ser algo bueno sin buscar afectar a alguien, pues de lo contrario la niña podrá actuar en tu contra, pues podría relacionarse muy bien con el karma.

¿Te ayudó la santa muerte?